Home DESTACADOS Padres vs hijos de 4º ESO: empate técnico a bolazo limpio

El sábado 12 de octubre se celebró un animado combate de paintball entre padres e hijos de 4º ESO, en las instalaciones del “Vigo Paintball”. 400 proyectiles por combatiente, monos, máscaras, guantes y pectorales fueron los pertrechos de esta peculiar batalla, que se desarrolló en cuatro escenarios distintos.

Los padres empezaron con una fuerza sorprendente, que llegó a arrinconar a los más jóvenes y a ponerlos al borde del desastre. A media tarde, ganaban ya por 3-0 y daban por segura la victoria. Sus sonrisitas malévolas y sus guiños de reafirmación en la experiencia, la táctica y el poderío de grupo unido hacían comprender a propios y extraños que la tarde estaba resuelta. Sin embargo, confiaron demasiado en el abultado resultado y se relajaron. Además, la edad siempre pasa factura, frente a la frescura de la juventud, que apenas daba muestras de cansancio. Arengados por el Profesor Encargado, los alumnos reafirmaron su tambaleante fe en la empresa y decidieron meter toda la carne en el asador. Uno a uno, fueron derrotando a los padres en las siguientes batallas, hasta llegar a la sexta en donde todo quedaría decidido: o empate, o victoria. Los hijos lograron vencer en una contienda muy disputada en el búnker de Normandía y lograron un empate un tanto agónico pero merecido.

Los padres reconocieron que no podían con su alma: Ramón Parcero y José Ramón Millán reconocieron el poderío físico de los chavales y hacían balance de cuántos días les iban a durar los maratones de los bolazos. Marcos Sanchón y Antonio de Tena prefirieron comentar, en general, los mejores momentos de la tarde.

En definitiva, una tarde de disfrute en familia, con toda la emoción de las batallas campales, y un gran ambiente de disputa y rivalidad entre padres e hijos.

NO HAY COMENTARIOS