Home DESTACADOS PADRES E HIJOS EN EL KIRIKO DE CONVIVENCIA

0 3552

La tradicional convivencia de 1º de Primaria tiene el sabor especial de la aventura compartida entre padres e hijos, durante un fin de semana en la granja-escuela de El Kiriko. El sábado 11 y el domingo 12 se reunieron casi todas las familias del curso para vivir este entrañable encuentro de diversión conjunta, disfrute de la naturaleza y competición familiar.

El Sábado 11: es cosa de hombres

Los más aventureros fueron dieciocho padres varones acompañados de sus hijos y por el Director y varios profesores del Colegio (Joseba Barturen, José Nieto, Juan Lemos –también en calidad de padre– y Pedro Cerezo). A media mañana llegaron a las instalaciones de El Kiriko para distribuir las habitaciones y hacer un primer reconocimiento de la zona, gracias a un largo paseo por las instalaciones. Enseguida, los padres tuvieron que arreglárselas para dar de comer a sus hijos en el gran comedor, para luego hacerlo ellos. La tarde estaba llena de actividad y había que aprovechar el tiempo. Gracias a los monitores de El Kiriko, todos pudieron aproximarse al deporte de puntería con arco. No resultaba fácil si no se había hecho nunca, y menos con seis años. También los padres quisieron hacer puntería con las flechas en la gran diana de paja, con desiguales resultados pero con muchas ganas de diversión. Después le tocó el turno al contacto más directo con los animales de la granja: los más pequeños pudieron ver –casi todos ellos por primera vez– especies como los conejos de granja, el rebaño de ovejas, vacas, un simpático pollino, un búho real, ocas, gansos, gallinas, cerdos, etc. Especialmente emocionante les resultó dar de comer a las cabras tiernos brotes de plantas y, de paso, jugar con ellas. Los conejos también se mostraron bastante dóciles, no así las asustadizas ovejas que no estaban para muchos experimentos. Fue especialmente tierna la mirada de una de las vacas a los niños –se ve que está acostumbrada a estos menesteres– o la paciencia del pollino con sus nuevos amigos; pero el que se llevó la palma de dejarse querer fue el enorme mastín “Sancho” que cuida la finca y que se convirtió, desde el primer momento, en el mejor compañero de toda la convivencia.

Aún habría tiempo para merendar, para hacer una carrera de caballos –padres con sus hijos de jinetes– y comprobar la buena forma de los participantes, y de dar más paseos reconociendo la zona, coger setas y jugar. La cena puso el punto y aparte para los más jóvenes que se fueron a las literas y a dormir. Los mayores, por su parte, comenzaban otra sesión distinta para descansar un poco del ajetreado día. Canciones. conversaciones, trucos de magia con la baraja mágica de don Joseba… Al final, descansaron lo suficiente para prepararse para la siguiente jornada.

Domingo 12: toda la familia

A lo largo de la mañana fueron llegando las madres con el resto de la familia, así como otros padres y niños que no pudieron asistir a la primera jornada. El reencuentro tuvo sus momentos de emoción por la cantidad de historias que los más pequeños tenían que relatar a sus madres y hermanos. Todos dieron un paseo por las instalaciones y se prepararon para la Santa Misa, celebrada por el Capellán de Primaria, Pedro Cerezo, en una zona habilitada para ello. Después vino la comida de los hijos y la de los padres, que fue una auténtica fiesta y donde se recordaron los mejores momentos. Los niños tuvieron oportunidad de darse un paseo en remolque tirado por un tractor, seguir jugando con “Sancho” y enseñar a sus hermanos lo mejor de la granja-escuela. A media tarde, se inició el regreso a casa, después de un intenso fin de semana de aventura y emoción.

Gracias a las tareas de fotógrafo de Joseba Barturen, podemos ofrecer una enorme galería con más de 100 imágenes en el siguiente enlace, por si no se visiona el proyector de más abajo: VER LA GALERÍA

Gracias a las tareas reporteras del cámara Ricardo Poblaciones, podemos ofrecer también un vídeo-resumen de lo que fue la convivencia en el siguiente enlace: VER VIDEO

NO HAY COMENTARIOS